24 sept. 2017

Zagreb

Asistí del 18 al 23 a un encuentro de ceramistas en Zagreb, Croacia, al fin, tuve la oportunidad de conocer gente muy valiosa no sólo en el evento sino también fuera de éste. Estuvo complejo pues se habla croata y menos personas de las que esperaba hablaban inglés, aún así fue una experiencia sumamente enriquecedora  de la cual estoy agradecida, Zagreb es una ciudad hermosa y también tuve la oportunidad un día de viajar a Slovenia donde asistimos a una exposición cerámica.

También visitamos una fábrica de ladrillos. ( más detalles en otro posteo o éste quedaría gigante).


Parte de la muestra cerámica del encuentro






Esta es la pieza que llevé al encuentro, es parte de una serie en la que estoy trabajando que se llama women creatures :), 1230° esmalte, dorado 100°.


El aeropuerto de Zagreb

Me quedé todos los días en el hostal Chillout, excelente, lo recomiendo si es que van a Zagreb (que como saben es un lugar muy visitado por  los latinoamericanos...eh,no).
 A veces puede resultar un poco complejo viajar  sin compañía, es el caso en este viaje que no hablas el idioma local, pero el quedarte en un hostal te da la posibilidad  de conocer gente muy diferente a ti, con historias muy diversas y aprendes  sobre otras costumbres y culturas, hay cosas que no salen en los libros de historia, conocí a un alemán que trepaba árboles por hobby y que al día siguiente se iba a Estambul, un holandés que había hacía cortometrajes, una profesora de chino mandarín-inglés, era taiwanesa y había visitado casi 50 países se dejaba caer por ahí y visitaba lo que le decían valía la pena, no sé si espero visitar tantos países, pero como dije, quiero ver lo que nunca he visto :D.

La lengua intermedia era el inglés, a través de él tod@s nos entendíamos aunque por los distintos acentos a tod@s nos sonaba distinto salvo un argentino que lo hablaba perfecto que vivía en Londres, yo no sabía que se podía hablar así de bien aún siendo de Buenos aries (ché, viste?).

Para los croatas España ya sonaba medio exótico, esa gente apasionada  del flamenco y el jamón y la boina negra... pero cuando les explicaba que era de Chile les tenía que repetir el nombre y empezar a dar indicaciones geográficas y luego datos de referencia estrambóticos, mineros,fútbol, Pinochet si no resultaba pasaba a Argentina como punto de referencia, Maradona, gauchos vacas, si no a Brasil.

Pude asistir a un festival de guitarra flamenca (si, en Croacia) y la cantante era croata pero pasaba piola.

También conocí otras maravillosas personas como Chris y su madre Oaki de Estonia, a Martina y a Borna, de Italia y Croacia, una hermosa pareja que me acogió en su casa una noche, por desgracia no tengo fotos por que nadie tomó por que pasaron muchas cosas, pero lo vivido y lo bailado :D, estoy muy agradecida.

Dato curioso: Hay una generación Croata que creció viendo teleseries mexicanas, las pasaban en canal abierto, como era caro doblarlas, simplemente les ponían subtitulos, por esta razón algunas de las personas más jóvenes de la población pueden reconocer frases o palabras en español.
Eso me contó una de las administradoras del hostal, que hablaba seis idiomas y le gustaba hablar conmigo para practicar su español.

...teleseries mexicanas!! no puedo imaginar algo más diferente a la cultura croata, ellos son más fríos y  hablan golpeado, pero también es cierto que en nuestra cultura hoy están de última moda las teleseries  turcas, tal vez es lo diferente lo que lo hace tan interesante.












Zagreb es famosa por sus pasteles, éste era de calabaza y zanahoria.


Aquí Eslovenia 










Lumi y Aoki